Universidad Nacional de Santiago del Estero           

Proyecto: Diagnóstico sociolingüístico y empoderamiento de las comunidades quichuahablantes


Descripción del proyecto
De acuerdo con estimaciones parciales, es altamente probable que la lengua quichua hablada en Santiago del Estero esté entrando en un proceso acelerado de extinción. Habida cuenta de la inexistencia de datos concretos, y de la deuda histórica del estado sobre las lenguas vernáculas, su vitalidad, sobre el número de quichuahablantes, actitudes y status de la lengua frente al castellano, el siguiente proyecto se plantea como una estrategia fundamental para obtener un marco seguro para posteriores políticas lingüísticas sobre el quichua en el sistema educativo, en distintos planos oficiales y circulación de discursos, en diversos estamentos del estado provincial y nacional, en las políticas de medios de comunicación, de participación pública, y acciones de revitalización lingüística relacionadas con Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) etc. 
Concretamente, se trata de una experiencia piloto que se compone en dos planos:

A) En localidades periféricas de Bandera Bajada (100 Km. al Norte de Santiago Capital) y de Brea Pozo (100 Km. al SSE de Santiago Capital), mediante un relevamiento de información socio-económico-cultural-lingüístico-educacional de la población quichuahablante, se buscará definir y ajustar las pautas con las que luego se podría diseñar un censo sociolingüístico para determinar la realidad socio-político-cultural-educacional del quichua en todo el territorio provincial. Los criterios del relevamiento se basarán en las siguientes dimensiones: 1) Información acerca de los hablantes: Datos demográficos, Nivel educativo, actividad laboral, fluidez en la lengua; 2) Dominios lingüísticos: contextos comunicativos (esfera familiar, barrio, iglesia, escuela, esfera laboral, con desconocidos); 3) Ideología y actitudes del idioma: opiniones positivas o negativas, variedades de lengua, contacto interlenguas; 4) El estatus lingüístico: prohibiciones sobre el uso de la lengua en esferas diversas, mención de la lengua en textos oficiales, planificaciones y documentos.
De este modo, y atendiendo los criterios establecidos, se procurará diseñar una herramienta que permita obtener un panorama concreto del grado de vitalidad de la lengua quichua en Santiago del Estero, para poder delinear posteriormente un programa de acciones directas, y lograr lo que se denomina “inversión de la sustitución lingüística”, o recuperación de la lengua, en distintas esferas socio-comunicacionales de la comunidad quichuahablante e hispanohablante. Mediante un relevamiento y análisis crítico de datos se procurarán resultados que permitan diseñar una agenda estratégica de políticas socio-lingüísticas para elevar el estatus socio-político de la lengua quichua, como lengua minorizada frente al castellano.

B) Paralelamente, se organizarán e implementarán actividades de promoción, capacitación y apoyo a la comunidad quichuahablante, brindando: 1) capacitación en sociolingüística y estadística en los estudiantes terciarios de los profesorados de las zonas-objetivos, para realizar relevamientos en los lugares donde viven; 2) traducción al quichua del material de prevención y mejora de calidad de vida de la población, en relación estratégica con la autoafirmación positiva hacia su lengua materna quichua. Los contenidos y actividades  incluyen la capacitación en educación para la salud, derechos humanos, estrategias de fortalecimiento de la lengua quichua en la comunidad, nutrición, defensa de la tierra, etc., y 3) devolución del material traducido por los pobladores, impreso por el Ministerio de Salud de la provincia, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, y la Universidad Nacional de Santiago del Estero, a través de talleres brindados por estudiantes universitarios, pertenecientes a carreras y cursos: Educación para la salud, Diplomatura en Lingüística Quichua, y Licenciatura en Sociología.

Objetivos generales

  Potenciar el proceso de mantenimiento, recuperación y desarrollo de la lengua quichua a través de un relevamiento sociolingüístico que brinde un diagnóstico preciso, y generar simultáneamente acciones sociales que promuevan la inclusión de la comunidad quichuahablante.

Objetivos específicos

 Fundamentación
Una lengua es patrimonio cultural de toda la humanidad. A su vez, cada lengua es un reservorio del universo simbólico de una comunidad. La historia de las culturas siempre nos enseña la relación entre las lenguas y poder que determina la desaparición de algunas lenguas, la pérdida de identidad de sus hablantes y su exclusión. De este modo, los factores extralingüísticos afectan la vitalidad de una lengua, la cosmogonía de sus hablantes, su identidad y su autoestima cultural. Estos factores pueden ser, entre otros, la diglosia (relación conflictiva entre una lengua dominante y fortalecida y otra lengua debilitada), ideologías que consideran negativamente a una lengua, exclusión laboral, desigualad en la distribución de la riqueza, racismo, xenofobia, chauvinismo, pobreza, discriminación por hablar “diferente”, desigualdades en el sistema educativo, etc. 
Es necesario aclarar que si no seanalizan los cuatro planos nombrados de la vida de una lengua en la sociedad (información sobre los hablantes, dominios lingüísticos, ideología  actitudes del idioma, el estatus lingüístico) es imposible determinar su grado de vitalidad para (en una segunda instancia) diseñar las propuestas pertinentes para un programa de recuperación. No existen "recetas infalibles" que hayan sido aplicadas en otros países o para otras lenguas del mismo país y que aseguren el éxito de una política lingüística: una planificación que tenga por objetivo revitalizar el uso de una lengua indígena no podrá ser la misma para los hablantes de las zonas rurales que para aquellos de las zonas urbanas. Dado el menosprecio hacia quien se expresa en quichua, el hablante decide forzadamente expresarse en castellano para evitar la marginación en esferas laborales, educacionales, estatales, etc., cuando emigra o tiene contacto con personas desconocidas. Es por eso que ni siquiera los censos (en particular de 2.001) han logrado obtener información veraz, porque el hablante oculta su condición de bilingüe ante extraños (los censistas que no están capacitados para obtener información sociolingüística). El censista, por ende, falla en su comunicación y en la validez del censo. Sabemos de experiencias de revitalización de lenguas minorizadas, de acciones concretas de algún estado para su recuperación, en Escocia, Cataluña, Bolivia, Perú, Guatemala, México, etc. Es muy probable que esas experiencias, con sus errores y aciertos, ayuden a pensar (como una guía de indicadores etnolingüísticos) el marco de acciones en Santiago del Estero. Pero cada situación, cada geolecto, exige medidas, planificaciones y acciones distintas de recuperación. Por ello, es fundamental obtener datos de esta realidad actual, en el aquí y ahora de la lengua quichua en Santiago del Estero.
De acuerdo con Haboud (en Molina y Coronel, 2.005: 175) existen tres modelos de investigación social, claramente delimitados: la ética, donde el investigador se esfuerza por no involucrarse con la realidad estudiada; la de defensa, donde el investigador se convierte en representante y defensor de los investigados; y la de empoderamiento, en la que busca crear relaciones de horizontalidad entre quienes desarrollan en trabajo investigativo y la población objetivo. Desde nuestra perspectiva, es fundamental que el relevamiento sociolingüístico esté acompañado de otras actividades de promoción social, participación en políticas públicas y toma de conciencia sobre la lengua quichua como elemento identitario-político, en simultáneo con el proceso del relevamiento.

Situación problemática que se busca resolver

  La ausencia de una política educativa seria queda al descubierto con la mención de casos casi marginales: 2 maestros en quichua para más de 80.000 chicos en la provincia, ausencia de políticas lingüísticas, los medios de comunicación no informan en lengua vernácula, los organismos públicos no atienden a los quichuahablantes en su lengua (todos estos son delitos lingüísticos si consideramos la Declaración Universal de los Derechos Lingüísticos del Hombre). Demás está decir que no existe apoyo alguno para trabajos de investigación, estudios lingüísticos sincrónicos y diacrónicos, recopilación de material, producción de textos y todo lo que el estudio y la enseñanza de una lengua presuponen y obligan.
Hay funcionarios, e incluso instituciones, que descubren que es necesaria la enseñanza del quechua, porque es medio para fines que no siempre tienen que ver con la revalorización de la lengua y sus hablantes. De este modo, las intervenciones son siempre el producto de acciones aisladas, más próximas de expresiones folklóricas pintorescas que de programas sistemáticos.
La supervivencia del idioma en las regiones bilingües, en la actualidad depende primordialmente de la transferencia que hacen los padres en el hogar a través de la educación infantil. La educación familiar es el vehículo casi excluyente de transmisión y conservación cultural. El elevado índice de anafalbetismo impide que los quechuahablantes accedan a la literatura escrita en quechua, que como ya se dijo es escasísima. Aquellos niños que llegan a la escuela, van perdiendo los conocimientos que han adquirido porque la escuela neutraliza lo que ellos traen del hogar. Para el historiador E. Rosenvaig (el énfasis es nuestro):

"Mantener el quechua por ende, puede significar para las comunidades hablantes una plataforma contra la pobreza. No por utilizar el medio natural como lo hacían antiguamente, ni porque con esa lengua se instalen mejor en la producción, sino porque en las sociedades crecientemente fragmentadas el idioma comunal puede fijar los vínculos de la solidaridad. Y ésta, en las poblaciones pobres, es tanto como vivir con dignidad. El quichua santiagueño es hoy un parapeto ético; un vallado contra los golpes entre excluidos y pobres en las villas que rodean a las ciudades. Los medios trasnacionales pueden elevar los deseos de los quechuoparlantes, en su mayoría pobres, a la posmodernidad, dejando sin embargo la realidad de la pobreza intacta (…) Sin la gestualidad del idioma, las comunidades se fragmentan y desaparecen como tales. Tal vez el quechua sea el último eslabón en la cadena de vida de una parte de estas poblaciones, que los detienen aún en saltar hacia las villas de excluidos en las grandes ciudades. La variante dialectal es su única gran propiedad; la que frena el impulso a la marginalidad del modelo." (E. Rosenzvaig,  citado en Alderetes, 2.001).

Antecedentes del proyecto

Reseña de otras acciones ejecutadas con anterioridad al proyecto, vinculadas al mismo por su correspondencia temática, geográfica o poblacional

  El primer censo poblacional que se tenga noticia se realizó en 1.869, en el cual se registraron 133.000 habitantes y ya había 23.000 santiagueños residiendo fuera de la provincia. La emigración de santiagueños hacia otras provincias comienza a hacerse notar hacia fines del siglo XIX, pero es en la segunda mitad del siglo XX cuando este movimiento adquiere características de éxodo. En 1.970 se determinó que el 45 % de las personas nacidas en la provincia, vivían fuera de ella (cf. INDEC 1.980: XI, citado en Alderetes, 2.001: 35):

                                                            Santiagueños que viven fuera de la provincia
Año                                                                                        %
1.869                                                                                     15
1.895                                                                                     17
1.814                                                                                     14
1.947                                                                                     26
1.970                                                                                     45

Santiago del Estero, una de las provincias más empobrecidas de la República Argentina, tiene el privilegio de ser una de las regiones de América del Sur que nuclea en su territorio alrededor de 160.000 hablantes de la lengua quichua, que fuera el idioma oficial del Imperio Incaico.
Al no existir cifras oficiales respecto de la cantidad exacta de hablantes, el estado demuestra con su accionar el etnocidio estadístico que sume a los excluidos. Los censos oficiales no registran datos acerca del número de  hablantes de lenguas vernáculas, es decir no interesa saber la cantidad de excluidos. El único censo indígena se realizó en 1968 y su procesamiento fue interrumpido por orden del gobierno militar de aquel entonces, si bien los investigadores citaron datos en sus trabajos, aunque con las extremas reservas del caso. En los censos nacionales nunca se incluyeron indicadores etnolingüísticos, de manera que no se tienen cifras confiables del número de quichuahablantes. Las estimaciones más optimistas hablan de 800.000 personas en todo el país, si se incluyen los inmigrantes oriundos de Bolivia y del Perú, los pobladores la variedad quechua hablada en Jujuy y Salta, y la variedad hablada en Santiago del Estero, además de los 150.000 santiagueños quichuahablantes residentes en Buenos Aires (número estimativo).
Alderetes (2.001: 43) calculó, en base de datos del censo nacional 1.991, aclarando la arbitrariedad con que se estimaron los coeficientes (pero en concordancia con las estimaciones precarias efectuadas en la década del 80 en organismos educacionales), que la sumatoria final arrojaría aproximadamente 119.304 quichuahablantes en el territorio provincial. Teniendo en cuenta los desplazamientos hacia zonas urbanas, el incremento del éxodo santiagueño, nacimientos, etc., la cifra oscilaría entre 130.000 y 150.000 hablantes.
De todos modos, estos datos no pueden considerarse válidos para iniciar algún tipo de acción de revitalización lingüística. Sólo han sido citados para mostrar algunos intentos aislados de los investigadores, y el grado de crisis e indiferencia que existe hacia una lengua minorizada, y la urgencia de políticas lingüísticas concretas.
Un dato probable es la delimitación del área isoglótica del quichua en el territorio provincial. Los departamentos tradicionalmente mentados son: Atamisqui, Salavina, Robles, Avellaneda, Rivadavia, Taboada, San Martín, Loreto, Silípica, Moreno, Ibarra, Sarmiento, Capital, Figueroa y Banda. Dados los movimientos migratorios rurales a los núcleos urbanos de la provincia (sin mencionar el éxodo laboral de decenas de miles de santiagueños a Buenos Aires durante el siglo XX), hay que considerar el relevamiento en áreas suburbanas de La Banda, Santiago, Termas, Fernández, Añatuya, etc., como lugares para posibles relevamientos sociolingüísticos.

Localización del proyecto

  El relevamiento sociolingüístico y actividades de promoción social y empoderamiento se realizará en localidades periféricas del ejido municipal de Bandera Bajada (100 Km. al Norte de Santiago Capital) y Brea Pozo (100 Km. al SSE de Santiago Capital). Las localidades cercanas a Bandera Bajada son: Cardón Esquina, Santa Ana, San Felipe, San Jorge, Lote La Cañada, Km. 21, Santa Catalina, Barrio Peregrino, etc. Las localidades cercanas a Brea Pozo son: Villa Nueva, Tío Pozo, Sumamao, Tacoyoj, Percas, etc.
Es importante considerar que, al no haber datos previos ni precisos sobre la realidad sociolingüística del quichua, hay que partir de algunos supuestos para definir las muestras posibles: consideraciones de maestros, estudiantes universitarios y pobladores rurales donde se cree que hay una alta proporción de quichuahablantes en determinadas zonas, además de escuelas (2 en la provincia) donde se enseña quichua. La operatividad del muestreo deberá basarse en criterios o conceptos sensibilizadores (opiniones calificadas, conocimiento empírico tanto de los propios pobladores como de entrevistas preliminares) que sugieran la delimitación de la población en cuanto a las características significativas/ relevantes. Estos supuestos pueden modificarse, en el proceso mismo del relevamiento y los datos aportados por la población quichuahablante entrevistada, a fin de mejorar el trabajo de campo y sus resultados.

Pertinencia
Relación clara del proyecto con sectores sociales y académicos de la localidad
La Universidad Nacional de Santiago del Estero brinda, a través de la Facultad de Humanidades, Ciencias Sociales y de la Salud, la Diplomatura en Lingüística Regional Quichua. Sus primeros egresados fueron los del año 2.007. Dichos egresados, inscriptos en el voluntariado, se encargarán de recabar los datos sociolingüísticos en el tiempo establecido para el siguiente proyecto. La cátedra de Lingüística Quichua, además, brinda contenidos orientados al conocimiento de la realidad sociolingüística del quichua en la provincia. Otra parte del equipo del voluntariado está compuesta por estudiantes de la Licenciatura en Sociología y Licenciatura en Letras, Educación para la Salud, Enfermería, quienes también colaborarán con el trabajo de campo, el procesamiento de los datos recogidos, talleres de capacitación a estudiantes terciarios, gestión de la impresión del material de promoción social traducido en quichua, difusión del material, etc.

Población objetivo
La población-objetivo alcanzará, aproximadamente, a 300 estudiantes terciarios, quichuahablantes o no, de los lugares elegidos para el relevamiento sociolingüístico. Dado su carácter sociolingüístico, el relevamiento permitirá obtener datos sobre actitudes de los hablantes, propuestas concretas de la comunidad hablante en políticas de mantenimiento, recuperación y desarrollo del estatus de su lengua y su cultura. Directamente el relevamiento alcanzará a 3.000 personas consultadas aproximadamente. Si incluimos las actividades de promoción comunitaria y empoderamiento sobre su lengua, la población objetivo alcanzará a 10.000 pobladores, teniendo en cuenta el material de prevención de la salud y promoción del quichua, emitido todo en lengua quichua (traducido por los mismos consultados en el relevamiento) desde el Ministerio de Salud de la Provincia y la Universidad Nacional de Santiago del Estero (ver presupuesto solicitado y aportes propios).

Actividades

1) Planificación y organización de actividades
1.1) Elaborar la planificación y criterios de un relevamiento sociolingüístico
1.2) Definir el universo/ población objetivo
Construir instrumentos de recolección de información
1.3) Establecer los criterios de selección de la muestra, tipo y justificación de ella.
1.4) Consultar, a través de medios  electrónicos y comunicaciones personales, a investigadores multidisciplinarios previamente contactados, para recibir asesoramiento al grupo de voluntariado

2) Realizar un relevamiento previo en el territorio de la provincia donde haya comunidades quichuahablantes/ Actividades de capacitación y promoción social
2.1) Recorrer las zonas previamente acordadas entre voluntariado, nuevos participantes en el proceso, e investigadores
2.2) Entrevistar, encuestar y recoger opiniones y actitudes de los informantes en el acto de relevar datos de importancia
2.2.1) Capacitar a estudiantes terciarios de profesorados en zonas rurales (Bandera Bajada, Brea Pozo) para que realicen en sus lugares de origen el relevamiento sociolingüístico.
2.2.2) Capacitar en promoción social a la comunidad quichuahablante en escuelas, hospitales y asambleas campesinas, a fin de mejorar el proceso de empoderamiento sobre su cultura y su lengua materna.
2.2.3) Estimular la participación de la población en la traducción de material de promoción social, en lengua quichua. Posibles temas (15): Animales venenosos, chagas, hidroarsenicismo, derechos humanos, derechos del niño, derecho a la tierra, marco jurídico de defensa de la tierra, conciencia de la lengua quichua como identidad política, nutrición, derecho a la identidad, hepatitis, derechos del trabajador rural, embarazo, educación sexual, cultura popular, etc.
2.2.4) Establecer, a través del voluntariado, las gestiones necesarias para la edición e impresión de folletería del material traducido en quichua, para ser devuelto a la comunidad quichuahablante
2.2.5) Gestionar la edición e impresión del material traducido ante el Ministerio de Salud y Acción Social, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia (vía Universidad).
2.2.6) Extender la participación del voluntariado a estudiantes avanzados de otras carreras en los talleres de capacitación-devolución-empoderamiento: Agente sanitario, Educación para la Salud, Enfermería, Diplomatura en Quichua, etc.
2.2.7) Capacitar a la comunidad quichuahablante, en los profesorados elegidos, sobre temáticas sugeridas por ellos mismos, en base de sus preocupaciones, necesidades y actitudes negativas o positivas sobre su lengua materna quichua.
2.2.8) Distribuir en simultáneo con la capacitación nombrada anteriormente, el material sobre promoción social (impreso por los ministerios y la universidad), a las comunidades quichuahablantes

2.3) Evaluación constante del proceso, en base de opiniones calificadas y apreciaciones empíricas de la población investigada
2.4) Mejorar la metodología de relevamiento a partir de las experiencias del voluntariado

3) Procesar y analizar los datos recogidos
3.1) Realizar un análisis crítico  de los datos recogidos
3.2) Contacto permanente con investigadores sobre el proceso de análisis
3.3) Elaborar modelos explicativos del diagnóstico sociolingüístico obtenido
3.4) Publicar un informe con los datos del relevamiento sociolingüístico

4) Propuestas concretas desde el diagnóstico obtenido
4.1) A partir de la experiencia realizada, definir las pautas con las que debiera realizarse un censo sociolingüístico que abarque toda la provincia.
4,2) Verificar que los datos obtenidos sean relevantes y suficientes al momento de elaborar el diseño de propuestas concretas que potencien el proceso de revitalización de la sustitución lingüística (recuperación de la lengua) en el territorio provincial
4.3) Elevar las propuestas a organismos provinciales y nacionales
4.4) Difundir los datos obtenidos vía Internet en páginas especializadas en lingüística quechua, educación, salud y otras que lo requieran, y a través de medios masivos de comunicación.

Cronograma de actividades del presente proyecto


Actividades/meses

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

Establecer reuniones de planificación, contactos

X

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Capacitación en establecimientos terciarios

 

X

X

X

 

 

 

 

 

 

 

 

Realizar el relevamiento,

 

X

X

X

X

 

 

 

 

 

 

 

Promoción social, talleres y empoderamiento

 

 

 

 

X

X

X

X

X

X

X

X

Procesar los datos recogidos

 

 

 

 

 

 

X

X

X

X

X

 

Propuestas concretas desde el diagnóstico obtenido

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X

X

Relación del proyecto con la currícula académica


Carrera / Curso

Cátedra

Modo de aprobación

Nº de estudiantes

Licenciatura en Sociología

Metodología de Investigación

Trabajo práctico (sobre un total de 2)

13

Licenciatura en Letras

Metodología de Investigación

Trabajo de campo

10

Diplomatura en Quichua

Antropología

Trabajo de campo

11

Educación para la Salud

Estadística / Salud Pública

Trabajo de campo

4

 

Presupuesto


Rubro

Tipo *

Descripción

Cantidad

Costo unitario

Bienes
de consumo

Material bibliográfico para censistas

Manual de censista

300

 

Dossier sociolingüístico

300

 

 

 

 

Cartilla de diagnóstico sociolingüístico

Relevamiento en la comunidad

3000

 

Recursos didácticos varios

Lapiceras

50

 

Marcadores

20

 

Cintas

20

 

Resma A4

10

 

Afiches

50

 

Total del rubro

 

 

 

 

Bienes
de uso

Computadora

Procesamiento

1

 

Grabador de voz digital

Registro oral del quichua

10

 

DVD

Registro de la experiencia

50

 

Cámara digital de foto

Registro de la experiencia

1

 

Tarjeta de memoria de cámara

Extensión del archivo fotográf.

1

 

Total del rubro

 

 

 

 

Pasajes y
viáticos

Pasajes

Capacitación a estudiantes de los terciarios

40 (5 pasajes por encuentro – 4 encuentros)

20 a Bandera Bajada

20 a Brea Pozo

Talleres de educación sanitaria a la comunidad

40 (5 pasajes por encuentro – 4 encuentros)

20 a Bandera Bajada

20 a Brea Pozo

Talleres de promoción social del Quichua

40 (5 pasajes por encuentro – 4 encuentros)

20 a Bandera Bajada

20 a Brea Pozo

Viático -Técnico en estadística

Procesamiento de datos

4

 

Refrigerios

 

150

 

Total del rubro

 

 

 

 

Publicidad y
propaganda

Afiches en quichua

Promoción social

200

 

Folletería en quichua

Promoción social

2.000

 

Total del rubro

 

 

 

 

Servicios comerciales
y financieros

Internet

Investigación – Contacto - Operatividad

100

1,50 la hora

Tarjeta

Crédito para celular

50

 

Total del rubro

 

 

 

 

 
Aclaración: Los bienes de uso quedarán en propiedad de la Diplomatura en Lengua Quichua, la cual lleva a cabo sus trabajos en el Laboratorio de Lingüística, Antropología y Folclore. Asimismo, todos los integrantes del Laboratorio y de los profesorados visitados podrán usar estos bienes para los fines de investigación y promoción social que propongan sus respectivos proyectos e investigaciones.

 

Aportes propios y de otras instituciones

 

Tipo

Descripción

Cantidad

Costo unitario

 

Aportes de la UNSE

Aportes del Ministerio de Salud de la Provincia

Aportes del profesorado terciario de Bandera Bajada

Aportes del profesorado terciario de  Brea Pozo

 

 

 

Bienes
de consumo

 

 

Tizas, elementos didácticos

Tizas, elementos didácticos

Capacitación y promoción

2

 

Total rubro

 

 

 

 

 

 

 

Bienes de uso

Reproductor DVD

 

 

 

Promoción en la zona rural

1

 

Retroproyector

 

 

 

Promoción en la zona rural. Cine móvil en la radio

1

 

Minibús de FHCSyS

 

 

 

Transporte de voluntariado y estudiantes secundarios a escuelas rurales

1 minibus

 

Laboratorio de Antropología: Inmueble: Habitación, escritorio, sillas, pizarra, estantes, biblioteca

 

 

 

Investigación, procesamiento de datos

1

 

 

 

 

Inmueble: Curso, mesas, sillas, pizarrón,

Lugar de capacitación y promoción

4 cursos

 

 

 

Inmueble: Curso, mesas, sillas, pizarrón

 

 

4 cursos

 

Minibús de Facultad C. Forestales

 

 

 

Transporte de voluntariado y estudiantes terciarios a zonas rurales

1 minibus

 

Total rubro

 

 

 

 

 

 

 

Servicios comerciales
y financieros

 

Folletos

 

 

 

15.000 (1.000 por cada tema)

 

Folletos

 

 

 

Ídem

1.500

 

 

Afiches

 

 

Derechos humanos, derechos a la tierra, quichua, arsenicismo, chagas, animales venenosos, etc.

1.000

 

 

Publicación

 

 

 

Relevamiento sociolingüístico

100

 

Total rubro