Indice || Primera Parte || Segunda Parte || Tercera Parte || Cuarta Parte || Quinta Parte || Sexta Parte


El quichua de Catamarca y La Rioja
Parte IV

2.2.4.1.2.  Frases atributivas

Arriba

-Partícula comparativa + núcleo del atributo:

   Ash alli  “bastante bien” [sic]. Catamarca (L, 63, art. As). En S, astaan alli es ‘mejor’ (lit. ‘más bien’), ‘más bueno’.

 

2.2.4.1.3.  Frases adverbiales (modificadores del predicado):

-Frases locativas: Frase nominal + sufijo locativo.

   Huasi patapi  ‘cerca de la casa’. Huaco y Santiago del Estero (L, 184, art. Patanpi o Patapi).  Lit. ‘casa en-borde’, ‘casa en-orilla’ (‘en el borde de la casa’, ‘en la orilla de la casa’): huasi pata-pi.

   Ñan urapi  ‘cuesta abajo’. MG (L, 232, art. Ura). Lit. ‘camino en-parte-inferior’ (‘en la parte inferior del camino’): ñan ura-pi.

   Huaci huanpi  ‘más arriba de la casa’.  MG (L, 130, art. Huan). Lit. ‘casa en-su-parte-superior’

(‘en la parte superior de la casa’): huaci hua-n-pi.

   Huasi patampi ‘cerca de la casa’. MG (L, 134, art. Huasi). Lit. ‘casa en-su-borde’, ‘casa en su orilla’ (‘en el borde de la casa’, ‘en la orilla de la casa’): huasi pata-m-pi.

   Mayu urampi ‘río abajo’.  MG (L, 167). Lit. ‘río en-su-parte-inferior’ (‘en la parte inferior del río’): mayu-ura-m-pi.

 

 

2.2.4.2.  Oraciones (clauses y sentences):

Arriba

2.2.4.2.1.  Oración simple:

A) Oración simple independiente:

I.  Oración simple independiente afirmativa:

   Afirmativa de relación:

-Sujeto + predicado (nombre con sufijo de relación de posesión o fin):

   Kayca noccapa  ‘esto es mío’. RC (L, 255). Lit. ‘esto-(enfático) de-yo’: Kay-ca nocca-pa.

   Cayca noccapah [sic] ‘esto es mío’. MG (L, 254). Debe ser cayca nocca-pa. Ver ejemplo anterior.

   Cayca ccampah [sic] ‘esto es tuyo’. MG (L, 254). Debe ser cayca ccampa, lit. ‘Esto-(enfático) de-tú’: cayca ccam-pa.

    Camaiki  puñunaykipac ‘tu cama es para dormir’. RC (L, 255). Más exacto es traducir ‘tu cama es para que duermas’ ; lit. ‘Tu-cama para-tu-dormir’: Cama-iki puñu-na-yki-pac.

   Afirmativa de cualidad:

-Atributo nominal + conector:

   Micu siqui canqui [sic] ‘eres comilón’ . MG (L, 168). Debe ser micusiqui canqui: micu-siqui ca-nqui.

-Atributo nominal (frase nominal) + frase conectora (nombre derivado de una base verbal + verbo):

   Ullpa rupaj corakara [sic]  (C, 1930, 20).  El Pozo o Balde, Campo deTuscamayo, Las Salinas (Pomán). Debe ser ullpa rupaj kasa kara  * ‘ceniza que-quema sido había’ (‘había sido ceniza que quema’): ullpa rupa-j ka-sa ka-ra. En S, el alomorfo -sa deriva nombres que se emplean en frases verbales ante verbos con raíz ka- ‘ser’; el otro alomorfo es -sqa.

-Sujeto + predicado nominal:

   Bombillaiqui collquemanta ‘tu bombilla es de plata’. RC (L, 255). Lit. ‘tu-bombilla de-plata’: bombilla-iqui collque-manta.

-Sujeto + predicado (atributo + conector):

   Noccami bueno cani ‘yo soy bueno’. RC (L, 255). Lit. ‘yo-(enfático) bueno soy’: Nocca-mi bueno ca-ni.

-Predicado (atributo + conector) + sujeto:

   Bellaco carca Pedro ‘Pedro era malo’. RC (L, 255). Lit. ‘bellaco era Pedro’: bellaco ca-rca  Pedro.

   Afirmativa de estado:

-Oración base con elementos marginales o periféricos:

-Predicado afirmativo de estado (atributo nominal + verbo) + vocativo:

   Oncoscca purini, Merceniqui  ‘cosa enferma anday [andoy], tu merced’. Vieja Cativa, Machigasta (La Rioja) (L, 177, art. Onco). Lit. ‘enferma ando, tu-merced’ onco-scca puri-ni, merce-ni-(i)qui.

-Exclamación + Afirmativa de estado (causal (locativo + acción con simultaneidad temporal) + frase verbal (atributo nominal + verbo)):

   Upalla, larcapi urmaspa occocusca hamuni  ‘¡calla, en la acequia habiéndome caído cosa, mojada vengo’ [sic]. Segunda versión que dio el señor Ruiz de la respuesta de la Garay (L, 232, art. Upalla). Lit. ‘¡calla!, en.acequia cayendo mojada vengo’: upalla-y!, larca-pi urma-spa occo-cu-sca hamu-ni.

   Afirmativa de identidad:

-Atributo nominal + conector:

   Huayramuyu cancu  ‘son los torbellinos’.  Canto del Huanacu (L, 137, art. Huayramuyu). Lit.  ‘torbellino son’: huayra-muyu ca-n-cu.

-Atributo (frase nominal) + conector:

   Shipas noccapa canki ‘tú eres mi hija’ [sic]. RC (L, 255). Lit. ‘moza de-yo eres’ (‘eres mi moza’): Shipas nocca-pa ca-nki.

-Sujeto + predicado (frase nominal (atributo especificador + ítem)):

   Kayca kjampa sara  ‘este maíz es tuyo’ [sic]. RC (L, 255). Debe ser ‘éste es el maíz tuyo’; lit. ‘éste-(enfático) de-tú maíz: kayca kjam-pa sara.

  Kayca Pedropas [sic] sara ‘este maíz es para Pedro’ [sic]. RC (L, 255). Debe ser Kayca Pedropa sara, lit. ‘éste-(enfático) de-Pedro maíz’ (‘éste es el maíz de Pedro’): Kay-ca Pedro-pa sara.

-Sujeto + Predicado (atributo (frase nominal) + conector):

   Nocca uauaypa maman cani  ‘yo de la [sic] criatura soy madre’. RC (L, 255). Lit. ‘yo de-mi-criatura su-madre soy’ (‘yo soy la madre de mi criatura’):

    Nocca  uaua-y-pa  mama-n  ca-ni.

-Oración base con elemento marginal:

-Afirmativa de identidad (atributo (frase nominal) + conector) + Vocativo:

   Achuma-sisa cancu huahuita-y ‘son las flores del cardón, mi hijito’. Canción de la Guanaca (L, 142, art. I o Y). Más correcta es la transcripción achuma sisa cancu, huahuitay; lit.  ‘cardón flor son, mi-hijito’: achuma sisa ca-n-cu, huahu-ita-y.

-Afirmativa de acción:

-Locativo (adverbio nominal) + verbo:

   Sachaman rerka ‘huyó, trepando al cerro’ [sic]. B (AQ, 1897, 566; 1929, 23). Lit. ‘al monte fue’ (‘fue al monte’): sacha-man re-rka.

-Sujeto + predicado (verbo + adverbio temporal):

   Nocca risá [sic] caya ‘yo iré mañana’. RC (L, 255). Debe ser nocca risaj caya: nocca ri-sa-j caya.

   Pay hamunca caya  ‘él vendrá mañana’. RC (L, 255). Pay hamu-n-ca caya.

-Afirmativa de acción con frase verbal:

-Predicado verbal (frase verbal):

   Tarpus tiani  ‘ando sembrando’. RC (L, 255). Lit. ‘sembrando estoy’: tarpu-s tia-ni.

   Huayras tiyan  ‘está con viento’. RC (L, 255). Lit. ‘venteando está’: huayra-s  tiya-n.

-Sujeto + predicado (frase verbal):

   Lucero llocsis tian ‘el lucero está llegando’ [sic].  RC (L, 255). Lit. ‘lucero saliendo está’: lucero llocsi-s tia.n.

   Ynti rupas tian ‘el sol está quemando’ [sic].  RC (L, 255). Lit. ‘Sol quemando está’: Ynti rupa-s tia.n.

-Predicado verbal (frase verbal) + locativo:

   Aras tianki labranzapi  ‘estás labrando en la labranza’. RC (L, 255). Lit. ‘arando estás en-labranza’: ara-s tia-nki labranza-pi.

-Partícula temporal + frase verbal incoativa:

   Caya suyas [sic] rinki  ‘mañana me vas a esperar’. RC (L, 255). Debe ser caya suyaaj  rinki,  lit. ‘mañana esperante-a-mi vas’: caya suya-a-j  ri-nki.

-Modal (adverbio nominal) + frase verbal incoativa:

   Yscaimi puñus rini [sic] ‘vamos a dormir los dos’. RC (L, 255). Debe ser iscaynin puñoj rinchis, lit. ‘los-dos-juntos durmiente vamos’: iscay-nin puño-j  ri-n-chis.

-Elemento marginal + oración base afirmativa de acción:

-Exclamación + predicado (partícula temporal + verbo):

   Adios na rini [sic] ‘¡adiós!, ya me voy’. RC (L, 255). Debe ser adiós!, na rini: adiós!, na ri-ni.

-Afirmativa de acción con objeto o referente personal incorporado al verbo:

-Sujeto + predicado:

   Nocca coiki  ‘yo te doy’. RC (L, 255). Nocca co-i-ki.

   Kjam couanki  ‘tú me das’. RC (L, 255). Kjam co-ua-nki.

   Pedre [sic] cosunka  ‘Pedro le dará’ (a usted). RC (L, 255). Pedro co-su-n-ka.

   Enemigocuna rodeanchis ‘los enemigos nos rodean’. Canto del Huanacu (L, 137, art. Huayramuyu). Enemigo-cuna rode-a-n-chis.

-Afirmativa de acción dirigida a un objeto no incorporado al verbo:

-Objeto + verbo = Construcción objetiva (eje + director).

   Cayta purinca  ‘por aquí pasó’ MG (L, 82). Lit. ‘esto-(objetivo) anda-(enfático)’: cay-ta puri-n-ca.

   Manca atunta sayanchinki [sic] ‘olla grande ha [sic] de parar’. RC (L, 255). Debe ser  manca atunta sayachinki  ‘olla grande pararás’: manca atun-ta saya-chi-nki.

-Sujeto + predicado (verbo + objeto).

   Noccapini [sic] collquecta  ‘tengo plata’. MG (L, 254). Debe ser nocca apini collquecta

 ‘yo tengo plata’: nocca api-ni collque-cta.

   Noccanchi apinchis collquecta  ‘nos, etc.’ [’nosotros tenemos plata‘]. MG (L, 254): nocca-n-chis api-n-chis collque-cta.

   Pedro apin collquecta  ‘Pedro tiene plata’. MG (L, 254): Pedro api-n collque-cta.

   Nocca tarini, suc rumita  ‘yo hallo’ [sic]. Debe ser nocca tarini suc rumita ‘yo hallo una piedra’: nocca tari-ni suc rumi-ta.

-Sujeto + predicado (frase verbal + objeto):

   Nocca munas tiyani huahuata  ‘yo estaba queriendo al niño’. MG (L, 254). Lit. ‘yo queriendo estoy al-niño’: nocca muna-s tiya-ni huahua-ta.

-objeto + locativo + verbo:

   Cuchillop makipi liyanku [sic] “errado”, ‘tiene el cuchillo en la mano’ “mal”. RC (L, 255). Debe ser cuchillot makipi apin, lit. ‘al-cuchillo en-mano tiene’: cuchillo-t maki-pi api-n. En ciertas áreas de S el morfema objetivo tiene la forma -t, fluctuante con -ta.

-Objeto + verbo + instrumental (adverbio nominal):

   Aichata cuchinki [sic] cuchilluan ‘carne has de cortar con el cuchillo’.  RC (L, 255). Debe ser  aichata cuchunki cuchilluan, lit. ‘carne-(objetivo) cortarás con-cuchillo’: aicha-ta cuchu-nki cuchillu-an.

-Objeto + frase verbal + benefactivo:

   Huayquita [sic] mañacoj kay mosopaj [sic]. El Portezuelo (Ambato) (C, 1938, 56). En esta oración falta el verbo que debería formar una frase verbal con el agentivo  mañacoj; hipotéticamente la reconstruimos así : huayquita mañacoj amuni kay mosopaj, lit. ‘a-tu-hijita peticionante vengo este mozo-para’ (‘vengo a pedir a tu hijita para este mozo’): hua-yqui-ta mañaco-j amu-ni kay moso-paj.

   Afirmativa de proceso:

-Predicado verbal (frase verbal): base verbal con sufijo durativo + verbo.

   Wanust iani [sic] ‘me estoy muriendo’. RC (L, 254). Debe ser wañus tiani, lit. ‘muriendo estoy’: wañu-s tia-ni.

   Uañunas tiani  ‘estoy por morirme’. RC (L, 255). Lit. ‘Queriendo-morir estoy’: uañu-na-s tia-ni.

-Causal (adverbio nominal) + verbo:

 Pencay manta guañuni [sic] ‘me muero de vergüenza’. MG (L, 133, art. Huañuni). Debe ser  pencaymanta huañuni, lit. ‘de-vergüenza muero’: pencay-manta huañu-ni. El mismo Lafone anotó la forma Pencay-manta huañuni  (L, 185, art. Pencay), sin indicación de informante ni lugar.

-Partícula temporal + verbo:

   Na wañurka  ‘ya murió’.  RC (L, 254). Na wañu-rka.

   Na (sa) huañorka [sic]  ‘ya se murió’. RC (L, 255). Comparando esta construcción con la anterior se puede establecer que la forma correcta es na wañorka: na waño-rka.

-Modal (adverbio nominal) + verbo:

   Chakianhuachanki  ‘tú eres nacido de pies’ [sic].  MG (L, 90). En realidad, chakian huchanki  significa ‘pares con los pies’, lit. ‘viento-pie pares’: chakian huacha-nki.

-Sujeto + predicado (frase verbal: base verbal con sufijo durativo + verbo):

   Huayraca pucaya [] hamunca  ‘viene coloreando el viento (vendrá)’. RC (L, 255). Debe ser huayraca pucayas hamunca, lit. ‘viento-(enfático) enrojeciéndose vendrá’: huayra-ca  puca-ya-s hamu-n-ca.

-Causal (locativo + acción con simultaneidad temporal) + verbo:

   Larcapi urmaspa occocuni ‘habiéndome caído en la acequia me mojé’.  G (L, 232, art. Urma).  Lit. ‘en-acequia cayendo me-mojo’: larca-pi urma-spa occo-cu-ni.

-Afirmativa de proceso con elemento marginal:

-Exclamación + afirmativa de proceso (causal (locativo + acción con simultaneidad temporal)  + verbo):

    Na! larcapi urmaspa occocuni  ‘¡vaya! en la acequia cayéndome me he empapado’. G (L, 176, art. Occocuni). Ver el ejemplo anterior.

   Afirmativa de localización:

-Locativo (frase adverbial) + verbo:

   Rumi santíarca [sic] ‘hallóse sobre un peñasco’. B (AQ, 1897, 566; 1929, 23). Debe ser rumi sampi tiarca, lit ‘piedra en-su-parte-superior estaba (o estuvo)’ (‘estaba o estuvo en la parte superior de la piedra’): rumi sa-m-pi tia-rca.

 

II.  Oración simple independiente negativa:

   Negativa de existencia:

-Partícula negativa + verbo:

   Mana apin ‘no hay’ [sic]. MG (L, 254). Debe ser ‘no tiene’: mana api-n.

   Negativa de acción:

-Causal  (adverbio nominal) + partícula negativa + direccional  (adverbio nominal) + verbo:

   Huaycuna-raicu mana Pilciao-man rini (o rircani) ‘por causa de mis hijos no fui a Pilciao’. TG (L, 125, art. Hua vel Gua). Lit. ‘por-mis-hijos no a-Pilciao voy (o fui)’: hua-y-cuna-raicu mana Pilciao-man ri-ni (o ri-rca-ni).

 Negativa de proceso:

-Partícula negativa (con sufijo temporal) + verbo  (con sufijo negativo):

   Manarac puñunichu [sic] ‘todavía no he dormido’. MG (L, 254). Debe ser  manarac puñunichu, lit. ‘no-todavía no-duermo’: mana-rac puñu-ni-chu.

 

III.  Oración simple independiente interrogativa:

   Interrogativa corroborativa (por sí o no):

-Verbo (con sufijo interrogativo) + objeto:

   Apinquichu collquecta?  ‘¿tú tienes plata?’. MG (L, 254). Lit ‘tienes-(interrogativo) plata-(objetivo)’: api-nqui-chu collque-cta?

   Apinquichu pastuta?  ‘¿hay pasto?’ [sic]. MG (L, 254). Debe ser ‘¿tienes pasto?’: api-nqui-chu pastu-ta?

-Sujeto + verbo (con sufijo interrogativo):

   Tatay qui Tianchin? [sic] ‘¿tu padre está?’. El Pozo o Balde, Campo deTuscamayo, Las Salinas (Pomán) (C, 1930, 18). Debe ser tatayqui tianchu?, lit. ‘tu-padre está-(interrogativo)’: tata-yqui tia-n-chu?

      Interrogativa negativa corroborativa:

-Partícula negativa + sujeto + verbo (con sufijo interrogativo):

   Mana tatayca tiyanchu? ‘¿está mi padre?’ [sic]. MG (L, 254). Debe ser ‘¿no está mi padre?’, lit. ‘no mi-padre-(enfático) está-(interrogativo)’: mana tata-y-ca tiya-n-chu?

      Interrogativa informativa:

-Nombre (con sufijo objetivo) + verbo:

   Ymata mascanqui?  ‘¿qué andas buscando?’. MG(L, 254). Lit. ‘qué-(objetivo) buscas?’: yma-ta masca-nqui?

   Imata inapun (o ruapun) ‘¿qué le ha hecho?’. Catamarca, La Rioja, Santiago (L, 22). Lit. ‘qué-(objetivo) le-hace’: ima-ta ina-pu-n (o rua-pu-n)?

   Imatac [sic]inapun? ‘¿qué le ha hecho?’. MG(L, 143, art. Ina; cf. Art. Ima). Debe ser Imata inapun?  (ver ejemplo anterior)

    Imatac inapu? [sic] ‘¿qué le ha hecho a aquél?, ‘¿qué tiene?. Catamarcano’’ (L, 193, art. Pu). Debe ser Imata inapun?  (ver más arriba).

   Imatac [sic] ruapun? ‘¿quéle ha hecho?’ (a él). Cuzco de Huaco (L, 203, art. Rua); Catamarcano (L, 193, art. Pu); MG(L, 143, art. Ina). Debe ser Imata ruapun? (ver más arriba).

-Nombre (con sufijo objetivo) + frase verbal (base verbal con sufijo durativo + verbo):

   Imata mascas purinqui?  ‘¿qué andas buscando?’. MG(L, 254); construcción muy diaguita  (L, 99, art. Chiqui); común en toda la región (L, 118, art. Gasta). Lit . ‘’qué-(objetivo) buscando-andas?: ima-ta masca-s puri-nqui?

   Imata ruas purinqui? ‘¿qué andas haciendo?’. RC(L, 255); Lit . ‘’qué-(objetivo) haciendo-andas?: ima-ta rua-s puri-nqui?

-Nombre (con sufijo objetivo) + frase verbal incoativa  (agentivo con sufijo referencial objetivo  + verbo):

   Imata nipus [sic] rinki? ‘¿qué le vas a decir? RC (L, 255) Debe ser Imata nipoj rinki?, lit. ‘qué-(objetivo) diciente-a-él vas?’: ima-ta ni-po-j ri-n-ki?

-Locativo (adverbio nominal) + verbo:

   Maiman purin? ‘¿por donde anda?’ [sic].  El Pozo o Balde, Campo deTuscamayo, Las Salinas (Pomán) (C, 1930, 18). Debe ser ‘¿hacia donde camina?’: mai-man puri-n?

-Locativo (adverbio nominal) + verbo + sujeto:

   Mayman rincu shipas cuna? [sic] ‘¿dónde se han ido las mozas?’. RC (L, 255). Debe ser Mayman rincu shipascuna?, lit. ‘¿hacia-dónde van mozas?’: May-man ri-n-cu shipas-cuna?

-Nombre modal (nombre con sufijo de semejanza) + verbo:

   Imaina paccarinqui?  ‘¿cómo has amanecido?’. Cuzco (L, 178, art. Paccari). Lit. ‘qué tal amaneces?’: ima-ina paccari-n-qui?

   Imaina tiyanki? ‘¿cómo estás?’. Sin indicación de lugar (L, 178, art. Tiya). Lit. ‘qué tal estás?’: ima-ina tiya-nki?

   Imaina risunki? ‘¿cómo le va?’. (ello a usted). El Pozo o Balde, Campo deTuscamayo, Las Salinas (Pomán) (C, 1930, 18). Lit. ‘¿qué-tal ello-te-va?’: ima-ina ri-su-n-ki?

-Partícula + verbo:

   Aicapi [sic] chayanki? ‘¿cuando has llegado?’.  RC (L, 255). Debe ser Aicap chayanki?, lit.  ‘cuándo llegas?’: Aicap chaya-n-ki?

-Partícula + frase verbal incoativa (agentivo + verbo):

   Aica regas rinki?  ‘¿cuándo vas a regar?’‘. RC (L, 255). Debe ser Aicap regaj rinki?, lit. ‘cuándo regador-vas?’: Aicap rega-j ri-n-ki?

 

IV.   Oración simple independiente imperativa:

-Verbo (imperativo) + locativo (adverbio nominal):

   Huacaychay ucupi  ‘guarda adentro’. MG(L, 125, art. Huacaychay). Se analiza así:  Huaca-ycha-y ucu-pi.

   Churay ninapi  ‘ponlo en el fuego’. RC (L, 255). Lit. ‘pon en-fuego’: chura-y nina-pi.

-Locativo (frase nominoadverbial) + verbo (imperativo):

   Mesasanipi [sic] churay  ‘ponlo sobre la mesa’. RC (L, 255). Debe ser mesa sampi churay, lit ‘mesa en-su-parte-superior pon’: mesa sa-m-pi chura-y.

   Mesa urampi churay  ‘ponlo abajo de la mesa’. RC (L, 255). Lit. ‘mesa en-su-parte-inferior pon’: mesa ura-m-pi chura-y.

-Objeto + verbo (imperativo) + benefactivo (adverbio nominal):

   Llamtata apumuy [sic] ‘dame leña’ [sic]. RC (L, 255). Debe ser Llamtata apamuy, lit. ‘leña-(objetivo) trae’: llamta-ta apa-mu-y.

   Hacuta ruay  ‘haz harina molida’ [sic]. MG(L, 123, art. Hacu). Lit. ‘harina-(objetivo) haz’: hacu-ta rua-y.

-Objeto + verbo (imperativo) + benefactivo (adverbio nominal):

   Vinuta couay tukuchanaypac ‘vino dame para que lo acabe yo’. RC (L, 254). Lit. ‘vino-(objetivo) dame para-mi-acabar’:  vinu-ta co-ua-y tuku-cha-na-y-pac (quizás sea tucu-chi-na-y-pac).

  Hiluta couay ciranaypac ‘hilo dame para que lo hile’ [sic]. RC (L, 254). Lit. ‘Hilo-(objetivo) dame para-mi-coser’ (‘dame hilo para que cosa’): hilu-ta co-ua-y  cira-na-y-pac.

-Atributo + verbo (imperativo):

   Casi tiyay  ‘estate quieto’. MG(L, 81). Lit. ‘quieto estate’: casi tiya-y.

 

V.   Oración independiente exclamativa:

-Sujeto + predicado (frase verbal = base verbal con sufijo durativo + verbo):

   Inti rupas tian!  ‘¡el sol está quemando!’. B, indio Peralta (AQ. 1897, 553; 1929, 9, etc.). Lit. ‘¡sol quemando está!’: inti rupa-s tia-n.

-Objeto + verbo.

Mamaita huañocheranco!  ’¡a mi madre la mataron’. B (AQ, 1897, 567; 1929, 23). Lit. ‘mi-madre-(objetivo) mataron’: mama-i-ta huaño-che-ra-n-co.

-Exclamativa con elementos marginales:

-Interjección (sujeto + verbo) + condición (frase-adverbio nominal) + objeto + verbo:

   Cha tian paipa numaskan [sic] captenka imata remediasajku *’¡velay! ¡si es su deseo, qué remediaremos!‘. El Portezuelo (Ambato) (C, 1938, 57). Debe ser Cha tian! Paipa munaskan  captenka, imata remediasajku!, lit. ‘eso está! De-él su-deseo si-su-ser, qué-(objetivo) remediaremos’: cha tia-n! pai-pa muna-ska-n ca-pte-n-ka ima-ta remedia-saj-ku!

 

B)   Oración simple dependiente:

-Respuesta completiva + elemento marginal (vocativo):

-Objeto + vocativo:

   Alliyata, señor [sic] ‘bien, señor’. El Pozo o Balde, Campo deTuscamayo, Las Salinas (Pomán) (C, 1930, 18). Debe ser Allillata, señor, lit. ‘bien-no-más-(objetivo), señor’: alli-lla-ta, señor.

-Partícula negativa + vocativo:

   Mana, señor  ‘no, señor’. El Pozo o Balde, Campo deTuscamayo, Las Salinas (Pomán) (C, 1930, 18).

-Respuesta negativa + elemento marginal (vocativo):

-Partícula negativa + vocativo:

   Manchu [sic] huahuitay  ‘no es el enemigo, mi hijita’. Canto del Huanacu (L, 137, art. Huayramuyu). La construcción Manachu, huahuitay significa ‘¿no, mi hijita?’ (Interrogativa negativa): mana-chu, huahu-ita-y.

2.2.4.2.2.   Asindesis o parataxis:

Arriba

-Comparación mediante asíndesis: Oración independiente afirmativa de cualidad + oración independiente afirmativa de cualidad: ambas oraciones constan de sujeto y predicado (atributo  + conector):

   Kjam sajara [sic] canki, nocca sumas [sic] cani  ‘yo soy más lindo que tú’. RC (L, 255). Debe ser Kjam sajra canki, nocca sumaj cani, lit. ‘tú feo eres, yo lindo soy’:  Kjam sajra ca-nki, nocca sumaj ca-ni.

-Afirmativa de acción + afirmativa de proceso:

-Frase verbal  (base verbal con sufijo durativo + verbo) + verbo:

   Llancas tiani saycuni  ‘trabajando estaba y me cansé’. MG(L, 254). Lit. ‘Trabajando estoy, me canso’: Llanca-s tia-ni, saycu-ni.

-Afirmativa de acción dirigida a un objeto + afirmativa de proceso:

-Construcción objetiva (objeto + frase verbal incoativa (agentivo + verbo)) + verbo:

    Chayta micus [sic] rinki wañunki ‘si comes eso te morirás’. RC (L, 255). Debe ser Chayta micoj rinki, wañunki, lit. ‘eso-(objetivo) comedor vas, morirás’: chay-ta mico-j ri-nki, wañu-nki.

-Imperativa + afirmativa de acción:

-Verbo + frase verbal (base verbal con sufijo inminentivo + verbo):

 Couaychi [sic] micunas tiani  ‘dadme que estoy por comer’. RC (L, 255). Debe ser Couaychis, micunas tiani, lit. ‘dadme, queriendo-comer estoy’: Co-ua-y-chis, micu-na-s tia-ni.

-Imperativa con elemento marginal + afirmativa de acción: (verbo + vocativo + (sujeto + predicado (verbo con sufijo pronominal objetivo)):

   Atari [sic] mamita. Enemigo [sic] rodianchi [sic] ‘levántate, mamita; el enemigo nos rodea’. B (AQ, 1897, 566; 1929, 23). Debe ser Atariy, mamita; enemigo rodianchis; lit. ‘levántate, mamita; enemigo nos-rodea’: atari-y, mam.ita; enemigo rodi(a)-a-n-chis.

-Afirmativa de acción + afirmativa de acción (atributo modal) + verbo) + (sujeto + verbo):

   Itioj [sic] paran atoj casaracun  ‘cuando llueve con sol se casa un zorro’.   Piedra Blanca (C, 1930, 223). Debe ser Intiyoj paran, atoj casarakun, lit. ‘con-sol llueve, zorro se-casa’: Inti-yoj para-n, atoj casa-ra-ku-n.

-Imperativa con elemento marginal + afirmativa de acción dirigida a un objeto independiente: (verbo + vocativo) + (objeto sin sufijo marcante + frase verbal (base verbal con sufijo durativo  + verbo)):

   Upallai guaguita. Cardoncisa kastianki [sic] ‘cállate, mi hijito; flor de cardón estás viendo’. B (AQ, 1897, 566; 1929, 23). Debe ser Upallai wawita; cardón cisa kas tianki, lit. ‘calla, hijito; cardón flor viendo estás’: upa-lla-i waw-ita; cardón cisa ka-s  tia-nki.

-Imperativa objetiva + afirmativa de acción: (objeto (nombre con sufijo objetivo + nombre con sufijo conectivo) + verbo + (frase adverbial temporal (partícula temporal + nombre) + verbo):

   Yerbata azucarpas coay conan tuta puñu sunchis [sic] “dicen las marchantas que corrompen a los mozos de almacén. Esta frase [...] la he oído con frecuencia en boca de cuzqueras de Andalgalá” (L, 196, art. Puñu). Debe ser Yerbata azucarpas coay; conan tuta puñusunchis, lit. ‘yerba-(objetivo)y-azucar dame; ahora noche dormiremos’ (‘dame yerba y azucar; esta noche dormiremos’): yerba-ta azucar-pas co-a-y; cunan tuta puñu-su-n-chis.

 

2.2.4.2.3.   Oración compuesta adverbial:

-Margen + base: Frase nominoadverbial  (partícula + adverbio nominal) + nombre:

   Sólo mañacuapttiki [sic] creeskaiki  ‘sólo que me pidas te he de creer’. El Portezuelo (Ambato) (C, 1938, 55). Debe ser Sólo mañacuaptiyki, creeskaiki, lit. ‘sólo cuando-tu-pedido-a-mí, mi-creída-a-tí’: sólo maña-cu-a-pti-yki, cree-ska-iki.

 

2.2.4.3.   Textos.

Arriba

   Como respuesta a una pregunta se anotó el texto siguiente:

   Callitapi, señor. Taco pallanapi chaesitupi chaca pampita rierin inti yaiennolán, chaipi can  [sic] ‘Aquí cerca, señor; juntando algarroba por aquella pampita donde se pone o entra el sol’.   El Pozo o Balde, Campo deTuscamayo, Las Salinas (Pomán) (C, 1930, 18).

   Se podría analizar así:

-Locativo (adverbio nominal) + vocativo + locativo (frase adverbio-nominal):

   Cayllitapi, señor; taco pallanapi. ‘cerquita, señor; algarroba en-el recogedero’ (‘cerquita, señor; en el recogedero de la algarroba’):  cayll-ita-pi, señor; taco palla-na-pi.

-Locativo (adverbio nominal) + frase locativa con elementos atributivos (frase adverbio-nominal + agentivo + locativo (frase nominal)): Chaysitupi: chaca pampita(pi) ricurej (?) Inti yaicuna lau. Lit. ‘ahicito: aquella pampita-(en) que-se-deja-ver sol entrada lado’ (‘ahicito: en aquella pampita que se deja ver lado de la entrada del sol’): chay-situ-pi: chaca pamp-ita-(pi) ricure-j inti yaicu-na lau.

 -Oración afirmativa de colocación (situación espacial): adverbio nominal + verbo:

   Chaipi can  ‘allí es’: chai-pi ca-n.

Adán Quiroga (1897, 566-567; 1929, 23, con muy pequeñas variantes) anotó al “médico” pomanista Bambicha un cuento bilingüe que parece haber tenido gran difusión en el área. Lafone Quevedo trae restos de algunas versiones en verso (en quichua), conocidas como Canción de la Guanaca o Canto del Huanacu. Por informes que obtuvo Juan Alfonso Carrizo de una señora de Aimogasta, en 1938 (1942, III, pp 432 y 434, pie de pág.), se sabe que formaba parte de l repertorio de cantos que se entonaban en las ceremonias propiciatorias al Chiqui (deidad con atributos de Señor de los animales); dicho estudioso logró una versión en español. Además, en la Colección de Folklore de la Encuesta del Magisterio del año 1921 (Legajo 91 de Catamarca, Escuela infantil nº 114, Ramadita, Fiambalá) figura otra versión española anotada por Cándida Centa a Bartolomé Funes, de 90 años. Dado el interés que poseen todas estas versiones como probables supervivencias de la cultura espiritual de los indígenas del área (restos de un ritual deshierofanizado ), a pesar de todos los agregados extraños que, sin duda, contienen, los incluimos a continuación.

La versión de Adán Quiroga dice que “cuenta la tradición que cuando el enemigo blanco descendía al cerro, y una guanaca y su pequeñuelo estuvieron en peligro de verse rodeados -que el indio creía que la conquista se estendía [sic] a las aves-, Llastay avisó del peligro al pequeño guanaco, para que fugara con su madre á la cumbre, entablándose este tan nativo como sentido diálogo, que literalmente me ha dictado el indio-médico Bambicha, entre el tekesito y aquella:

GUANAQUITO  -Atari, mamita  (Levántate, mamita)

Enemigo [sic] rodianchi  (El enemigo nos rodea)

GUANACA  -upallai guagüita  (Cállate, mi hijito)

Cardoncisa kastianki (Flor de cardón estás viendo)

Después de esto, la tomaron a la guanaca; el guanaquito pudo huir porque hallóse advertidamente, sobre un peñasco (rumi santíarca).

GUANACA  -Tenía razón mi hijo.

El guanaquito huyó, trepando el cerro (sachaman rerka), donde guarecióse.

A la guanaca (huaño-chinco)la mataron. Entonces dijo el

GUANAQUITO -Mamaita huañocheranco!  (á mi madre la mataron!)”.

Lafone Quevedo trae sólo algunos fragmentos (L, 137, art. Huayra-muyu y art. 142, art. I o Y), que ordenamos según la versión de Quiroga:

-Enemigocuna rodeanchis   ‘los enemigos nos rodean’.

-Manchu huahuitay   ‘no es el enemigo, mi hijita’.

 Huayramuyu cancu   ‘son los torbellinos’.

 Achuma-sisa cancu huahuita-y   ‘son las flores del cardón, mi hijito’.

 

La versión de Juan Alfonso carrizo es la siguiente:

 “Me confirmó [otra señora de Aimogasta] la noticia de que los cantares del chiqui estaban hechos en quichua pero que también los había en español. Recordaba la señora haber oído este diálogo entre la guanaca y su cría al disparar por las lomas:

¡Achari mamita!

¡mamita! ¡vienen!

¡perros traen!

-¡No  hijita,

Son flores de cardón!

Pobrecita  -me decía mi informante-, la guanaquita le advertía a la madre la presencia de un cazador, pero la vieja... ¡no es tal, le decía, son flores de cardón, hijita!”.

La versión de Cándida Centa es así:

“Una vicuña y su cría se fueron a pacer en un campo; de pronto, la vicuña vio unos perros y le gritó a la madre:

-Juay, mamita,

los zarcos vienen

por la quebrada,

por la cañada,

las patas golpiando,

la sangre chorriando.

La vicuña le contestó:

-Mentís, hijita,

que son las flores del cardón.

Pero no tardó en ver que era verdad y, a su vez, gritó a la vicuñita:

-Dispara hijita;

menea las uñas;

sube al filito;

vamos a los pastos secos

que vate [sic] el viento

de Pío Pascual”.

2.2.5.  Discusión de los materiales.

Arriba

    Como ya dijimos, las fuentes suministran un material poco abundante y que contiene muchos errores y contradicciones. Debido a ello se plantean problemas insolubles en torno a muchos puntos. No es posible presentar un esquema estructural seguro de este dialecto, pero es posible referirse a ciertos rasgos con alguna seguridad o alta probabilidad aprovechando el conocimiento de otros dialectos (en especial el de Santiago del Estero).

2.2.5.1. Fonética y fonología

Arriba

Vocales. Superando la fluctuación gráfica, la peculiar distribución de las vocales indica que originariamente el quichua de Catamarca debió poseer sólo 3 fonemas vocálicos /a, i, u/. Las parejas i-e, u-o eran los alófonos en distribución complementaria.

Los años de contacto con el adstrato español, con la concomitante gran difusión de elementos en ambos sentidos, a lo cual quizás se debe agregar la influencia del sustrato prequichua (p. ej. chelko, voz conocida en el quichua de Santiago y en el español de Catamarca y la Rioja) y la propia evolución a cambio del mismo dialecto quichua (p. ej. chilikote) lleva a un sistema pentavocálico semejante al español /a, e, i, o, u/ pero que conserva a los miembros de las parejas e/i y o/u en complementación parcial.

En el quichua de Santiago, que también posee un modelo con cinco vocales, sólo se emplea e y o inmediatamente antes y después de postvelar (q, jj) y antes de los grupos consonánticos nq, rq, e yq, lo mismo que antes del morfema -ra- (históricamente -rqa-); en tales posiciones no aparecen i ni u; lo mismo parece suceder en el quichua de Catamarca.

Consonantes. La consideración del sistema de fonemas consonánticos del dialecto catamarqueño, lo mismo que el del quichua de Santiago, enfrenta con un problema al cual los estructuralistas han dado distinta solución.

La difusión de rasgos lingüísticos ha dado como resultado la incorporación de voces procedentes de lenguas indígenas de sustrato, de voces españolas o el cambio de algunos fonemas de voces quichuas por otros pertenecientes a otros sistemas. Si se toman en cuenta las voces indígenas de sustrato y los hispanismos el modelo del sistema consonántico varía.

Algunos autores consideran a los nuevos fonemas incluidos en los préstamos como un sistema paralelo (cf. Bloch, p 329; Harris, pp 71 (27), 115; Pike, pp. 142-143, 211), o sea que describen un modelo fonológico y ‘piezas’ sueltas de otro modelo paralelo. Es verdad que el rendimiento funcional es mínimo para ciertos sonidos prestados por sustratos y adstratos, pero se hallan formando parte de una sola estructura e integrando un sistema de interrelaciones. La exclusión de tales sonidos significa la introducción de factores subjetivos por parte del investigador. El hablante medio de lenguas indígenas muchas veces no tiene conciencia de la alogeneidad de los préstamos. Se podría ejemplificar con algunos casos anotados entre quichuistas santiagueños: para ellos en “la quichua” existe la voz chinchi, que se traduce en “castilla” mediante las voces chinche y binchuka (esta última un quichuismo); las voces walu, wipu, kwelo, misoGa, etc. son consideradas legítimamente quichuas, etc.

Antes de presentar los pocos caracteres que se pueden inferir acerca del sistema de fonemas consonánticos del quichua de Catamarca, creemos que es útil referirse rápidamente al sistema del quichua de Santiago . Si se incluyen los préstamos, dicho sistema es el siguiente:

/p, t, ch, k, q, b, d, ll, g, G, f, j, jj, s, sh, rr, m, n, ñ, l, w, y, r /. Hay cinco órdenes: labial, dental, palatal, velar y postvelar.

En el dialecto santiagueño se hallan oclusivas sordas (fortes) en fin de sílaba. En el caso de las postvelares sólo conocemos un ejemplo con la oclusiva (waq waq!) Y también un caso indiscutible con la oclusiva velar (tik tik!); en los demás casos (que son muy pocos) se podrían analizar los grupos consonánticos según el patrón introducido por los préstamos del español (oclusiva + líquida: u-kli, cha-kra, lo-kro, etc.) O según la alternativa del patrón quichua (uk-li, chak-ra, lok-ro). En cambio hay numerosos casos de /p, t, ch/ en fin de sílaba.

Las consonantes sonoras (o lenes) /b, d, g/ no sólo ocurren en hispanismos sino también en voces quichuas o de otros sustratos indígenas (p. Ej. Qetubí, qebishu, ullibincha, bambala, simból, wildu, uturungu, yanga, pishinga, porongo, nigri, paragwáy, tangól, ampalagwa, etc.); son oclusivas luego de nasales (en el caso de /d/, también luego de /l/), a veces en posición inicial absoluta o en posición enfática.

El fonema /ll/ es una fricativa palatoalveolar sonora (o lenis) y corresponde a la lateral palatal sonora de otros dialectos; se africa en una secuencia luego de una nasal o de l, o como inicial en una pronunciación enfática. Esta es una característica dialectal importante del quichua santiagueño y es propia, además, del español de Santiago, pues la ll castiza (palatal, lateral, fricativa, sonora con contacto amplio y tenso de la lengua con el paladar) pasó a una fricativa pálatoalveolar sonora, con conservación simultánea de la de la y (semiconsonante palatal sonora). Este fenómeno sucede también sucede también en el quichua del Ecuador (Colta, provincia de Chimborazo), según los estudios de Reyburn; lo cual se confirma en las anotaciones de Elsie Clews Parsons, realizadas en Peguche (Otavalo, provincia de Imbabura), en las cuales emplea j en lugar de ll (no tiene importancia que la j se realice como africada en inglés). Por otra parte, a fines del siglo pasado (XIX), Grimm halló en el dialecto de Quito que la ll “la articulan algunos mal, lsh” (Introducción, p VII), lo cual nos señala una coexistencia de normas articulatorias que debe haber llevado al cambio posterior. Luis Cordero, por la misma época, estudió el dialecto de Azuay y, junto con la ll, señala la existencia de un “sonido que no se conoce en castellano y que en quichua es comparable con la de la j francesa” (p VII). Para tal sonido, Cordero emplea la grafía zh y es interesante que en las voces en que aparece corresponde a la ch de otros dialectos o se trata de voces locales (quizás de otras lenguas indígenas).

Actualmente se sabe que, en ciertas áreas del Ecuador, con la pronunciación de ll e y en español ocurre el mismo fenómeno que en el quichua de Chimborazo y que en el español y quichua de Santiago del Estero. Este hecho nos hace pensar que tal norma se difundió del quichua al español regional. Sería interesante estudiar el español del centro y norte del Perú pues, según Farfán (1952, p 10) en el quichua de Cajamarca la ll (el pasaje es algo oscuro y, en realidad, dice l, lo cual es imposible) “cambia en y simple o en je francés” (uno de los ejemplos, wiyan, contribuye a aclarar las cosas, pues, sin duda, es willan en otros dialectos). Además, en una comunicación personal, el mismo autor nos dice que “la ll se muta en y o je francesa [...] fricativa alvéolo-palatal sonora. Me parece que este fenómeno fonético es un reemplazo total de un sonido por otro. Acerca de la zona donde ocurre este cambio, Ud. puede notar en los textos del dialecto Ancash. Cajatambo era antiguamente parte de este Departamento”.

Por su parte Tessmann (pp 235, 249, 252-253) trae cortos vocabularios en dialectos quichuas de etnías de la montaña peruano-ecuatoriana (Lamisto, Chasutino, Kichos, Kanelo), en los cuales se ve que el sonido y se mantiene, pero el de la ll se conserva como lateral, palatal sonora en algunos casos, en los demás pasó (según los dialectos) a fricativa palatal sonora, semivocal palatal sonora, africada palatal sonora, africada pálatoalveolar sonora y hasta una doble fricativa palatal sonora (con coexistencia de distintas pronunciaciones en cada dialecto). Estos fenómenos son ejemplos interesantes de competencia de pautas articulatorias y, por otra parte, el hecho de existir africadas pálatoalveolares plantea el problema de la influencia de algún adstrato o sustrato indígena sobre el quichua (tal como el guaraní influyó sobre la pronunciación de la y en Paraguay, etc.).

 El fonema /G/ es una fricativa postvelar sonora (o lenis) que sólo hemos registrado en dos  casos de préstamo de alguna lengua indígena local (ochoGo ‘una especie de ave’ y mishoGa ‘una especie de cactácea’).

El fonema /rr/ es una fricativa retroflexa ápicoprepalatal sonora con tendencia a ensordecerse; se emplea en hispanismos (en el español regional es la pronunciación que adquirió la vibrante múltiple) y también en algún caso de voz quichua o de otra filiación (rraku, ‘grueso’, rrua ‘una especie de ave’ y rron rron ‘picaflor’).

En el dialecto cuzqueño las fricativas sordas de articulación plana (labial, dental, velar y postvelar) son alófonos en posición implosiva y miembros del mismo fonema que las oclusivas sordas con igual punto de articulación.  En el dialecto santiagueño el caso es distinto.

Si consideramos las fricativas sordas de articulación plana (f, j, jj) veremos que /j/ y /jj/ tienen una distribución complementaria (serían alófonos) si se toman en cuenta solamente las  voces quichuas y los préstamos de otras lenguas indígenas, ya que la fricativa velar aparece en posición inicial absoluta y trabando sílaba luego de /i/ y /u/, y la fricativa postvelar traba sílaba  luego de /a/, /e/, /o/ y aparece en el único caso registrado entre dos vocales /a/ (a veces, entre /a/ y /w/ se emplea la velar en lugar de la postvelar). Solamente tomando en cuenta los hispanismos se obtiene algún contraste entre /j/ y /jj/ (kaja, wajjalu ‘una especie de hormiga’). Este caso es un ejemplo de los cambios que sufre un sistema. Posiblemente el dialecto santiagueño poseyó originariamente un fonema oral, velar, sordo y un oral, postvelar sordo, cada uno con un alófono oclusivo en principio de sílaba y uno fricativo en fin de sílaba. Relacionados con ambos fonemas se distribuían los alófonos de las vocales anterior y posterior /i, u/; los alófonos cerrados [i, u] en relación con el fonema oral velar sordo /k/ y los alófonos abiertos [e, o] en relación con el fonema oral postvelar sordo /q/.

La difusión de rasgos lingüísticos modificó el sistema pues se fonologizaron /e/ y /o/ y las consonantes fricativas sordas velares y postvelares aparecieron en comienzo de sílaba y en contraste con las oclusivas correspondientes, fonologizándose los antes alófonos /k, q, j, jj/; así tenemos uku (‘cuerpo’), uju (‘tos’), waqalo (‘llorón’), wajjalu (‘una especie de hormiga’).

Hay pocos casos de fricativa sorda plana bilabial (la representación mediante f)en fin de sílaba en voces quichuas (qeshifra, llafsa); hay más casos de oclusiva bilabial en fin de sílaba (apsu, aykap, munaptin, noqaykup, etc). Ricardo Rojas (p. 190 (1)), señala que “algunos gauchos santiagueños dicen Puchkadoraf, Nokhaf, trocando p por f”; este es un indicio de que históricamente [p] y [f] deben haber sido alófonos en distribución complementaria, lo mismo que en los órdenes velar y postvelar. Los hispanismos introdujeron la f labiodental, pero no parece contrastar con la fricativa bilabial (se halla en distribución complementaria o fluctúa con bilabial).

Las fricativas sordas de articulación acanalada /s, sh/ aparecen tanto a principio como en fin de sílaba. De las tres nasales /m, n, ñ/, /m/ y /n/ aparecen en principio y fin de sílaba; /ñ/ aparece en principio de sílaba pero, en algunos casos de pronunciación rápida, la /n/ ante /ch/ o /y/ se realiza como /ñ/ por asimilación del punto de articulación. La consonante lateral dentoalveolar /l/ aparece a principio y fin de sílaba, no sólo en hispanismos y voces de lenguas de sustrato sino también en voces quichuas (lijra, lawray, utula, qoshúl, palta). A veces corresponde a la vibrante simple /r/ de algunos otros dialectos (laka, lokro, lijra, lawray, etc.), otras veces a una lateral palatal sonora (chilka, chilikote, urpila, lasay).

Las semivocales (semiconsonantes) /w, y/ también aparecen en principio y fin de sílaba. La vibrante simple /r/, aparece en principio y fin de sílaba, incluso como inicial absoluta (ruay, riy, rantiy, etc.).

El acento intensivo es fonológico en quichua santiagueño pues no es predecible. En la inmensa mayoría de los casos cae en la penúltima sílaba pero existe una serie de voces en las cuales cae en la última sílaba; algunas son quichuas como puncháu ‘día’, paragwáy ‘bataraz’, qollúl o qollúr ‘estrella fugaz’, pero la mayoría son préstamos de otras lenguas indígenas o hispanismos (tangól, karán, aláw, simból, etc.). Por otra parte, el acento en la última sílaba en ciertas construcciones quichuas es una marca que indica la existencia de un sufijo en grado cero.

Aunque existen sufijos interrogativos, se puede emplear la entonación para dar un sentido interrogativo a una expresión (i qamqa? ‘¿y tú?’).

 La estructura silábica de las voces quichuas es: V, CV, VC, CVC.

Los hispanismos introdujeron las sílabas: CrV(C), CIV(C), CyV(C), CwV(C), CryV, CrwV, etc.

La combinación de sílabas más frecuentes es: (C)V + CV(C), (C)VC + CV(C); pero se halla también el tipo (C)V + V(C) por pérdida de /w/ o /y/ intervocálicas.

Los grupos consonánticos más comunes son de dos consonantes, las cuales pertenecen a dos sílabas distintas; como hemos visto los hispanismos alteraron dicho patrón. Pero, aún en voces quichuas, aparecieron grupos de tres consonantes: en un idiolecto registramos, p. ej., llojjsinayshpajj ‘para que nosotros salgamos’, con una secuencia de dos consonantes en una sola sílaba (-naysh + -pajj = CVCC + CVC).

El sistema consonántico del quichua de Catamarca, según se puede inferir del material publicado, poseía los siguientes fonemas: /p, t, ch, k, q, b, d, g, j, s, sh, m, n, ñ, l, ll, w, y, r/.

Se puede suponer que los hispanismos habrían incorporado, además, los fonemas /f/ y /rr/ (fricativa bilabial sorda y fricativa retroflexa ápicoprepalatal sonora, respectivamente); existen voces regionales probablemente de filiación indígena que poseen /f/ (afa, afata).

La existencia de un fonema postvelar /q/ se infiere de ciertas grafías (ccari, nocca, ccam, occocuni, oncoscca, pascca, etc.), a pesar de la inconsistencia de las transcripciones.

Los fonemas /b, d, g/ se hallan en hispanismos pero también figura la voz quichua nigri y algunas voces indígenas de sustrato.

Que existe un sonido fricativo vélico sordo se deduce de ciertas grafías (sumah, chayrah, sajara) de Lafone, y las anotaciones ‘con beneficio de inventario’ citadas por Cano: mañacoj, mosopaj, remediasajku, itioj, atoj. Lafone, con su motivación hacia las grafías arcaicas, trae una serie de voces con -c en fin de sílaba, la cual debe corresponder a sonidos fricativos vélicos-velares y postvelares- (atoc, collquecta, chayrac, yurac, suc, etc.). Seguramente existió una fricativa velar y una postvelar, aunque nuestra aseveración tiene un fundamento endeble (solamente la voz mañacoj, suministrada por Cano, con cambio de u por o, lo cual sucede ante postvelar en santiagueño y otros dialectos). En cuanto al status fonológico de tales elementos fónicos, creemos que las fricativas se oponen a las oclusivas, como en santiagueño, debido a que en el español regional de Catamarca y La Rioja existe una serie de voces con fricativas velares con distribución variada, que, seguramente, deben haberse incorporado al léxico quichua (piji/pije ‘una especie de avispa’; alijuche ‘escorpión’; jana ‘espinas pequeñas de las cactáceas’; las denominaciones de los vegetales jume/jumi, pillijay y pilliján; jasi ‘una especie de roca’, etc.).

En cuanto a si la fricativa velar y la postvelar eran alófonos de un mismo fonema es difícil decidir; ya vimos la situación en el quichua de Santiago del Estero. En el español de Catamarca se registró la voz gwajalo, que en quichua santiagueño tiene una fricativa postvelar; quizás estas voces indígenas y los hispanismos hayan determinado la constitución del fonema /jj/.

El fonema fricativo pálatoalveolar sordo /sh/ es más frecuente en Catamarca y La Rioja que en Santiago (p. ej. ixpacu, shipas en las voces de Lafone); hasta fue incorporado al sistema fonológico del español (blandushko, pashuko, ashina, panshako, ayshito, etc.). Probablemente uno de los factores de este cambio sistémico haya sido la estructura fonológica de alguna lengua de sustrato (casi seguramente el kakán: recordemos que el español regional se incorporaron voces tales como shinki, tushi, shipinki, pishpito,   etc.).

El fonema /ll/ en quichua de Catamarca muy probablemente era una lateral palatal sonora; un indicio es el de las formas payka, wayka (con pérdida de la articulación lateral) incorporadas al español de Catamarca en lugar de pallka, wallka; otro indicio es que, en el español regional de Catamarca y La Rioja, o existe yeísmo con convergencia de sonidos ll e y en el de la y castellana (semiconsonante palatal sonora), o se conserva la pronunciación de ll e y castizas, según las áreas (ya dijo Lafone que no existe el sonido de fricativa pálatoalveolar sonora). Según una poco clara noticia de Cano (1938, pp 3-4) parecería que en Catamarca se habría pronunciado como la ll castellana.

 Las transcripciones de Lafone plantean el problema de si en quichua catamarqueño existió el fonema /h/, como se podría interpretar por las grafías hamuni, hanan, hacu, etc., pero bajo la voz acu nos aclara el mismo Lafone que “así suena pero debe escribirse hacu” (1927, p. 40, art. Acu). Sin duda se debe a su respeto por las anotaciones de los gramáticos de los siglos XVI y XVII, que, sin embargo, estudiaron otros dialectos; en apoyo de la carencia de realidad fónica de esta grafía se puede agregar que el mismo Lafone trae las formas aica(p), ampisca, apini, atun, umpi, unta, etc. que comienzan con h en González Holguín. No creemos que en el quichua de Catamarca se plantee el problema que existe en una gran área dialectal del español de la Argentina con la s en fin de sílaba (y en fin de palabra que constituye un grupo fónico con otra que comienza en vocal), posición en la cual se realiza una gran serie de sonidos que lo único que tienen en común con la articulación de la s inicial de la sílaba es la fricación (a veces muy lene), por lo cual no existe una base fónica común que permita agruparlos a todos en un fonema /s/ y que no sea compartida por otros fonemas; en este caso se podría postular   la existencia de dos fonemas /s/ y /h/. Pero, como hemos dicho, no creemos que ello haya ocurrido en el quichua de Catamarca.

Posiblemente el acento intensivo haya sido fonológico, como en el dialecto santiagueño; la inclusión de hispanismos con acentuación fuera de la penúltima sílaba y la existencia, en el área, de voces indígenas locales muy conocidas con acento en la última sílaba (karán, pilliján, ischilín, pikillín), que seguramente fueron incorporadas al quichua, deben considerarse los factores principales para tal cambio.

Quizás existió entonación interrogativa fonológica.

La estructura silábica debía ser como en el dialecto santiagueño. También había ocurrido en algunos casos (o estaba en marcha) la pérdida de /w/ e /y/ intervocálicas que parecen indicar ciertas grafías hua/huahua, tia-/tiya-, kas (*qaas <*qawas), san (*saan<*sawan), ruay (<*ruway), etc.

 

 

2.2.5.2. Morfofonémica.

Arriba

Algunos pocos fenómenos se hallan documentados.

Los morfos que tienen n final la cambian en m ante la consonante p. Lafone muestra algunos casos: urampi, patampi.

Apoyándonos en la estructura del dialecto santiagueño para interpretar los datos del catamarqueño, podemos afirmar que existe otro caso de sandhi interno: morfos terminados en i y en u, cambian dichas vocales por e y o, respectivamente, ante postvelar y los grupos consonánticos nq, rq; hay ejemplos de Cano (mañakoj, captenka) y de Adán Quiroga (rerka).

También el quichua de Santiago nos puede ayudar a interpretar algunos ejemplos que deben tener un error en las transcripciones: el morfema vacío -ni- se emplea ante los sufijos pronominales y (sic: no va en cursiva?) -yoc cuando éstos se deben unir a morfos terminados en consonante. En los ejemplos que llegaron a nosotros (humaniyoc, umaniyoc, merceniqui) hubo una fusión de consonantes o no oyó bien el que hizo las anotaciones .

Sin duda deben haber existido otras alternanancias morfofonémicas automáticas.

Las bases verbales terminadas en i y u, cambian dichas vocales por e y o, respectiva-mente, ante el morfo -ra- (históricamente *-rqa-); hay un ejemplo de Adán Quiroga (huañoche-ranco). En oposición a este ejemplo Lafone une dos (purinca, rircani) sin cambio de vocal, pero creemos que se trata de un error. Este caso es un ejemplo interesante de cambio histórico de una alternancia determinada por el medio fonológico a una con determinación morfológica.

Lafone trae dos ejemplos con el morfo -cta (objetivo)luego de morfo terminado en vocal; ello hace pensar que en cierto estado de lengua existió una alternancia de morfos -cta / -ta, según que el morfo precedente terminara en vocal o en consonante, respectivamente. Pero el mismo autor consigna un gran número de ejemplos en los cuales se emplea el morfo -ta luego de vocal.

 Deben haber existido otras alternancias no automáticas, como en Santiago del Estero.

 


Indice || Primera Parte || Segunda Parte || Tercera Parte || Cuarta Parte || Quinta Parte || Sexta Parte